¿Qué pasa en este mundo?

No entiendo a la gente. A alguna gente. A mucha gente. No entiendo a este mundo. Una incomprensión que a su vez puede generar risa, lástima, vergüenza ajena o indignación.

Dos ejemplos que aparentemente en nada se relacionan. Pero en ambos casos hay grandes dosis de odio, ignorancia y miseria humana.

Primero:



Claro que entiendo que la violencia en el fútbol tiene ingredientes que más que con el deporte tienen que ver con la pobreza, la marginalidad, la corrupción, desidia e ineficiencia de las autoridades y otras cuestiones. Pero lo cierto es que un elemento esencial de ese menjunje nefasto es el fanatismo desmedido que suele generar una camiseta. Y a eso apunto. A la tergiversación de lo que es un enfrentamiento deportivo. Exageraciones que, de hecho, no son privativas del fútbol:



¿El triunfo fue de todos los argentinos? ¿Un logro nacional? ¡No! Fue el triunfo de un par de buenos tenistas, o de un equipo de unas cinco personas en el mejor de los casos, y el logro es nada más que de ellos. Que los demás argentinos nos alegremos un poco porque resulta que los ganadores nacieron en algún punto del mismo territorio nacional que nosotros y esas cosas bastante inconsistentes: bárbaro. ¡Pero no fue un logro nacional! Logro nacional es otra cosa, es una especie que lamentablemente hace muchísimo tiempo está extinguida.

No confundamos los tantos, muchachos. Disfrutar del tenis o del fútbol y seguir al equipo que te gusta, puede estar buenísimo. Alegrarse con las victorias y amargarse momentáneamente con las derrotas, naturalmente. Pero de ahí a supeditar uno su ánimo, su humor, su vida, al rendimiento físico y deportivo de unos cuantos tipos que no te conocen ni te necesitan, y encima son parte de un negocio cada vez más infame...

Me parece que hay pasiones mucho más personales y significativas. Dedicate a pintar, a escribir poemas, a aprender cosas nuevas, a jugar al fútbol (y ahí sí preocupate y amargate en serio cuando vos y tu equipo pierdan) o a levantar minas. O bien postergá todo por el fútbol de la A.F.A. y de la F.I.F.A., sentite parte (absolutamente prescindible, por supuesto) de una gran masa de descerebrados que cantan los mismos cánticos que vos (a los que no cantan putealos, por supuesto, ¿para que van a la cancha entonces?), y ocasionalmente quebrale la cabeza de un ladrillazo a un tipo que vista una camiseta de otros colores, que después de todo cada uno tiene las pasiones que quiere y que puede y "el fulbo es un sentimiento que no se puede explicar, fierita". No se molesten en explicármelo a mí, que de todos modos no lo voy a entender. Porque, como les decía, por más que me esfuerce, no entiendo a cierta gente.


Segundo:





Racistas argentinos y bolivianos: "indios resentidos", "kollas de mierda", "¿cómo nos va a gobernar un indio a nosotros?". El periodista más escuchado de la Argentina. Los que siempre sostuvieron como verdad revelada que el Estado no debía meterse, y hoy no tienen ninguna vergüenza en seguir apareciendo ante la gente. Las cifras siderales de la timba financiera y una miseria tal que subordina los seres humanos a los cerdos, tal como explica este otro video:




Este mundo me duele y no lo entiendo.

1 comentario:

  1. Hola, muy bueno el blog siempre le doy una miradita, aunque confesaré, mi vieja quedó IMPRESIONADA por las fotos del particular festival japonés que colgaste hace un tiempo jaja...
    Aunque no te conozco, sólo quería hacer una pequeña reflexión sobre "este mundo me duele y no lo entiendo" y es la siguiente: me cansé de decir esa frase mil veces y de oir como respuesta otras tantas "lo ultimo q se pierde es la esperanza", al principio totalmente esceptica. A mi a veces también me duele este mundo, pero con el tiempo he llegado a creer que lo importante NO es soñar un mundo perfecto, sino entender que es perfectible y NUNCA dejar de creer que cualquier buena acción, por más pequeña que parezca, puede generar desencadenantes tan grandes y maravillosos como la esperanza que nos resta. Me parece que un mundo mejor es un hecho altamente improbable,pero no imposible...
    Felicitaciones por el blog!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario! Un abrazo. Osvaldo.