Tabúes I: la borrachera

Entre los japoneses no existen algunos tabúes que rigen en occidente. Otros existen, pero operan con menor intensidad. En otros casos, ocurre lo inverso.

Empecemos por el consumo de alcohol. Las borracheras son permisivamente toleradas en Japón. Es un rito social generalizado que grupos de compañeros de trabajo, muchas veces de distinta jerarquía dentro de la empresa, vayan a beber juntos al finalizar la jornada.



Y no se toman un cafecito, sino cerveza y sake en cantidad considerable. Algunos tempraneros empiezan a empinar el codo a eso las cinco de la tarde. A determinada hora de la noche, el olor a alcohol suele ser notorio en los trenes: emana de tipos -a veces, también de mujeres- que después de haber pasado un buen rato en un izakaya (especie de taberna tradicional donde se bebe y se comen una suerte de tapas de diverso tipo, riquísimas por cierto) vuelven a sus casas.


En un izakaya de Shibuya (Tokyo) con cuatro policías japoneses, alumnos míos de español.

En un izakaya de Shinjuku (Tokyo) con los canas.


No es raro ver hombres de cualquier edad, de traje y corbata, que tras haber caído el sol andan por la calle tambaleándose o ayudados por algún compañero un poco más sobrio. Según la respuesta de los japoneses a mis indagaciones de curioso, la llegada tardía a casa y el encuentro de estos trabajadores en tal estado con las cónyuges no suele ser motivo de escándalo, ya que se trata de una conducta socialmente generalizada y aceptada.

Así que ya saben: cuando vuelvan en pedo a casa, si todavía pueden articular palabra, prueben con algo así como: "No te pongas así, bichi, que en un país avanzado como Japón, esto es perfectamente normal y nadie se enoja por eso". ¿Resultará para atemperar la ira de las esposas? No creo. Lo más probable es que la respuesta sea: "Entonces andate a Japón y no vuelvas más, la puta que te parió".


Con un vecino a quien, como buen japonés, le encanta tomar. Para colmo, se llama Tomo.


Los japoneses suelen ser mesurados, bastante formales a veces y generalmente hablan en voz baja (aunque más de una vez en el tren me aturden los gritos y las risas de grupos de adolescentes, especialmente las chicas). Eso sí, cuando están beodos, al diablo la compostura. Los griteríos y las risotadas en los izakayas son de no creer. Y, según me dicen, las jerarquías -normalmente, notorias en Japón- dejan de regir, transformándose entonces el gerente y el último de los empleados en pares mientras duren los efectos del alcohol.

De más está decir, puede que cualquier noche de la semana un japonés se desfigure con el alcohol, pero al día siguiente estará impecable en el trabajo a las ocho de la mañana, esperando las indicaciones del jefe -que probablemente se emborrachó con él la noche anterior.

Dicho sea de paso, es gracioso ver como durante los festivales religiosos -otra buena oportunidad para tomar mucho- los agentes de policía ayudan a los borrachos cuando ya no pueden mantenerse en pie.

Según mis consultas, el índice de alcoholismo en Japón no es alto. Pero hay otro índice que sí lo es en comparación con otros países, lo cual corrobora lo dicho más arriba. Se trata del índice de heavy episodic drinkers among the adult population, tal como lo encontré en inglés. En los resultados del estudio se aclara que heavy episodic drinking se refiere a ocasiones en las cuales se bebe hasta la intoxicación. En otras palabras, es el índice de las borracheras.

Ya que estamos, les agrego unas líneas sobre el sake. Partamos de la base de que sake, sake es una palabra japonesa que significa "bebida alcohólica". Sin embargo, en occidente hace referencia a un tipo de bebida alcohólica japonesa preparada de una infusión hecha a partir del arroz, y conocida en Japón como nihonshu. El sake es también llamado "vino de arroz" en los países occidentales, pero esta designación no es del todo precisa. La producción de bebida alcohólica por fermentación de granos tiene más que ver con la cerveza que con el vino, en todo caso. También existen otras bebidas conocidas como "vino de arroz" que son significativamente diferentes al nihonshu. En fin, la palabra sake puede también referirse a diferentes bebidas alcohólicas en diferentes regiones de Japón; en zonas del sur, hace alusión a una bebida destilada de papa, 'imo-jochu'., en Okinawa, hace referencia al shōchu de caña de azúcar o awamori.

En Japón el sake se sirve frío, tibio o caliente, dependiendo de la preferencia del bebedor, la calidad del sake y la estación del año. Es también servido junto a las comidas livianas que acompañan algunas ceremonias del té. En Año Nuevo los japoneses beben un sake especial llamado toso. Es preparado remojando tososan, un polvo medicinal chino, en el sake. Hasta los niños prueban un poco. En algunas regiones los primeros sorbos de toso son tomados en orden de edad, desde los más jóvenes a los más ancianos.



En año nuevo, Honda-san nos invitó a su casa y nos sirvió sake con polvo dorado.


Como el caso del vino en el cristianismo, cumple funciones rituales: es bebido como parte de rituales de purificación sintoístas. Durante la Segunda Guerra Mundial, los pilotos kamikaze bebían sake antes de llevar a cabo sus misiones. Hoy en día se abren barriles de sake durante festivales y ceremonias sintoístas o luego de victorias deportivas: este sake (llamado iwai-zake, literalmente "sake de celebración") es servido libremente a todos para repartir la buena fortuna.


Barriles de sake en un santuario de Nikko.

Botellas de sake y tortas de arroz dispuestas como ofrenda en el altar de un santuario sintoísta.

1 comentario:

  1. Who knows where to download XRumer 5.0 Palladium?
    Help, please. All recommend this program to effectively advertise on the Internet, this is the best program!

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario! Un abrazo. Osvaldo.