Fútbol japonés

¡¡¡Sábado de fútbol en Yokohama!!!

Y Osvaldito en Japón te lo muestra, por supuesto...

Primera fecha de la J. League.

El local: Yokohama F. Marinos.

El visitante: Urawa Red Diamonds, de Saitama.




Dos de los equipos más populares de Japón enfrentados. Todo un clásico.

Resultado: 1 a 0 ganaron los Marinos. ¡Aguante el tricolor!




Cancha: Estadio Internacional de Yokohama (Nissan Stadium), con capacidad para 75.000 personas. Casi colmado cuando comenzó el partido. Muchísimas familias con los nenes chiquitos. Todos con las camisetas de su equipo.










Operativo policial: yo conté… 8 policías, ningún perro.




La previa: Mesas alrededor del estadio para que la gente se siente libremente. Puestos de comida (no encontré choripanes, lamentablemente), cerveza y música en vivo.







Ingreso al estadio: sin policías, nadie te toca, ni te revisa, ni te saca nada; la gente entra con bolsos, comida, cerveza, etc. Simpáticas japonesas dan la bienvenida a cada una de las sesenta y pico mil personas que entran y regalan calcos, banderas, revistas, fixtures, etc.










Venta y consumo de alcohol dentro del estadio: sin restricciones.




Antes de empezar el partido: un grupo de padres con sus hijos (que se anotaron al llegar al estadio) salen a la cancha y durante media hora participan de un “entrenamiento” y unos picaditos, coordinados por un par de profes del club.







Duelo de hinchadas: espectacular. No crean que fue como estar en un teatro.

Muy gracioso comprobar que lo más cantado por la hinchada local es “Ooooooo efu marinoooo… marinooo, marinooo, efu marinooo” (exactamente igual que “Ooooooo dale dale booo… dale boo, dale boo, dale dale booo”). No se pierdan a los japoneses alentando en los dos videítos agregados en la barra lateral derecha del blog.

Muchos japoneses son evidentemente muy pasionales. No es como en Argentina, por supuesto, pero vi desaforados de ambos lados y al final, mucha euforia entre los azules y mucha amargura entre los rojos.







Como verán en la próxima foto, no fui el único rosarino presente en la cancha. Espero que esta bandera de los de Urawa no genere inconvenientes con la gente de Central, que también lo reivindica como propio.













Al terminar el partido: los jugadores se toman diez minutos para saludar a su gente, sector por sector, con la correspondiente reverencia.










Los espectadores salen todos juntos, mezclados los hinchas de ambos equipos. Curioso, pero nadie insulta ni se siente impulsado a partirle la cabeza de un cascotazo a otro por el hecho de que sea hincha del otro equipo.

Raros los japoneses, ¿no?



8 comentarios:

  1. igual que aca jejeje. te mando un abrazo osvaldo y espero que cuando vuelvas a argentina me avises así nos vemos y me contas todo jejeje saludos sensei. fedemendo

    ResponderEliminar
  2. futbolllllllll!!!!!!!!!! ahi jugaron el beto acosta y gorosito verdad. Pipo te odio!!!!!!!!!!Elgordo

    ResponderEliminar
  3. ¡Sugestiva la nariz de Tengu!
    Miles de besos amor.

    ResponderEliminar
  4. Hola Osvaldo, gracias por tu comentario en mi blog.
    Que tal en Enoshima? Espero que te sirviera la informacion del blog.
    El tuyo es muy chulo, por cierto!


    Saludos desde Narita...

    ResponderEliminar
  5. hola osvaldo no nos conocemos, soy naky, soy un argentino que va ha ir a japon durante 90 dias a tratar de consegir un club de futbol. me gustaria ya que veo que conoces japon, me des una ayuda con algunas direcciones y telelefonos de algunos clubes de japon .ya que es la ultima oportunidad que tengo por favor ayudame mi e-mail es elmassanto_@hotmil.com por favor ayudame. igual sino me ayudas gracias contestame por si o por no.

    ResponderEliminar
  6. Hola Osvaldo te Consulto tengo un Jugador Paraguayo de 18 Años con un Fisico privilegiado y buen jugador vos tenes forma de contactar a alguien alli en Japon para Presentarlo
    desde ya Muchas Graicias
    Te cuento que el mismo ya fue tentado por un Club de alli pero perdio contacto
    Mi Correo es: digitalimpresiones1@yahoo.com.ar

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario! Un abrazo. Osvaldo.