Boca en el Mundial de Clubes


El miércoles 12 de diciembre de 2007, Boca avanzó a la final del Mundial de Clubes de la FIFA tras vencer 1-0 al Etoile du Sahel de Túnez. Neri Cardozo marcó el único tanto a los 37 minutos en el Estadio Nacional de Tokio, el cual, dicho sea de paso, no es nada del otro mundo. Allí estuvimos con mi amigo Edgar.




Detrás de nosotros, un japonés que aparentemente salió de laburar, se puso la auriazul encima de la camisa y la corbata, la pasó a buscar a la jermu y se vinieron para la cancha. En la foto, antes de empezar el partido, ambos comiendo de sus respectivas cajas (bentō) de arroz, verduras, pescado, etc.; costumbre muy japonesa, por cierto.








Para la semifinal habíamos sacado las entradas vía oficial. Para la final estaban agotadas desde hace tiempo, pero tras un vertiginoso periplo por varios hoteles de Tokio (durante la mañana del domingo 16, horas antes del partido) previo pago de una cantidad considerable de yenes a un brasileño de dudosa fama, conseguí dos plateítas en lugar privilegiado, fila siete, detrás de los bancos de suplentes, a pasos de la copa que no nos llevamos y del palco de los filántropos Blatter, Platini y compañía.

En este hotel (el mismo donde estaban hospedados los muchachos de la 12, todo un modelo de conducta) conseguí las entradas.




A la tarde –de nuevo con Edgar, fiel compañero salvadoreño y bostero, y un par de porteños- fuimos al Sheraton de Yokohama a ver a los muchachos de Boca cuando salieran para el estadio.







Algunas dificultades con la gramática española, pero más no se le puede pedir, ¿no?



Boca-Milan en el Estadio Internacional de Yokohama, con capacidad para 73,237 espectadores, el mismo en el que se disputó la final del Mundial de 2002 (Brasil 2 – Alemania 0).







Terminó el primer tiempo y veníamos bastante bien…



La copa anhelada.




No pudo ser…



1 comentario:

  1. no loco sos mi idolo aparte de ser de boca,llevas puesta la remera del mejor equipo del mejor deporte del mundo ! (aguante los pumas!!) y como si fuera poco en un lugar que sueño con concer...

    ResponderEliminar

¡Muchas gracias por dejar tu comentario! Un abrazo. Osvaldo.