Esperando el 2008 en Tokio

Fuimos a esperar el 2008 en la capital.

Comimos algo por ahí, caminamos por las calles de Tokio -especialmente adornadas e iluminadas para la ocasión- y a eso de las 22:00 llegamos a la Torre de Tokio.

Pegadito a la torre, en un contraste muy japonés entre tradición milenaria y modernidad, está el templo Zojoji, construido en 1393. Es el templo principal de la secta budista Jodo dentro del área de Kanto. Estaba repleto de gente que esperaba el conteo final para la 00:00 hora del 1° de enero. Allí se armó una gran fogata alimentada con cosas del “año viejo”, y mientras los monjes budistas meditaban y oraban como si no hubiera nadie alrededor, ahí mismo la gente (nosotros inclusive, claro) comía, tomaba, gritaba y reía (los japoneses son muy tranquilos y hablan en voz muy baja… salvo cuando están de joda y con un vaso de alcohol en la mano). A las 12 se armó el gran desmadre: gritos, abrazos, brindis, globos, petardos, fuegos artificiales, y las puertas del templo principal se abrieron en el primer segundo del año para que los fieles hicieran su primera presentación de gratitud y solicitud ante Buda en el 2008.

Acá están las fotos (al final de la entrada hay un videíto de los monjes durante su rito de Año Nuevo).


















No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Muchas gracias por dejar tu comentario! Un abrazo. Osvaldo.